lunes, 10 de febrero de 2014

HABITACIÓN 321...por Alice


  "Ya sabes lo que tienes que hacer", me dijo Blur, mientras me miraba con gesto serio, desde el centro de la habitación iluminada por un par de velas. 
Me acerqué a él con actitud cariñosa, casi buscando protección, le abracé y le dí un beso. Inspiré todo su aroma y sonreí. 
"Ahora venimos"- le susurré al oído. Y ahí lo dejé, descalzo y empalmado. 

  Iba vestida para la ocasión. Vestido negro y ceñido. Medias y botines de tacón. Sin braguitas como bien marcaban las instrucciones. Caminaba con paso decidido, mientras los pensamientos corrían junto a mi excitación. Ir en busca de otro chico..y mi marido esperándonos en la habitación del hotel... Fantasías que se tienen en la cabeza y que no sabes si algún día serás capaz de cumplir...pero esa noche iba a ser la princesa más puta. Se abría un nuevo capítulo ante nosotros y me moría de ganas por llevarlo a cabo.

  Vi a P. a través del cristal y le hice un gesto con la mano para que saliera del bar. Nada más verme me agarró de la cintura y fue a besarme, pero yo para asegurarme de que era nuestro alumno le pregunté su nombre, pero no aguantamos y comenzamos a besarnos como locos. Echada contra la pared, me desabroché el abrigo para que nuestro amigo pudiera cumplir su tarea sin dificultad. Metió su mano por debajo de mi vestido y comprobó mi nivel de excitación...estaba muy mojada.
"Que obediente es usted señorita..."- me dijo mientras se recreaba en mi humedad.

  Entre miradas indiscretas, besos y un ascensor de cristal llegamos a la 321. Donde nos esperaba Blur, fumándose un cigarro pausadamente. Saludó a nuestro alumno y le invitó a que se sentara. Con gesto autoritario se dirigió a mí, y me pidió que le pusiera una copa a P. Ellos charlaban animadamente mientras yo obedecía y me mantenía en mi papel.




  En una ocasión, me senté a horcajadas sobre P. y comencé a besarlo mientras él me subió el vestido dejando al descubierto mi culo. Lo agarraba y manoseaba a la vez que nuestras lenguas jugaban. Sabiendo que Blur estaba justo detrás sin perder detalle; con su mirada fija y seria, esa que me pone tanto.

  Pasado un rato de conversación me quité el vestido y me vestí para la sesión. Me dieron un par de vueltas, unos besos y a la cama. Me ataron entre los dos. Blur daba las indicaciones y hacía una parte y P. continuaba el trabajo. De vez en cuando yo hacía trampa, y les provocaba con la mirada, con la boca...quería que me besaran...P. solo podía acusarme y Blur me reprendía dándome azotes.

  Cada uno en una pierna, me quitaron las medias, me comieron de arriba a abajo. Yo solo podía arquear mi espalda y gemir. Por fin me liberaron y tocó mi turno. Los desnudé a los dos con mis manos, mi boca, sus lenguas... De rodillas para quitarles el pantalón y entreteniéndome en ambas erecciones. Allí estaba, por fin, después de tanto fantasear, comiéndomelos a la vez y mirándolos desde abajo. Mi boca estaba repleta.

  Blur jugando con mis pezones, P. lamiéndome entera, mis manos en sus espaldas...El placer era extremo. Quería más...quería sentirlos dentro de mí. Primero uno y luego otro. No me daban respiro pero yo tampoco lo quería. 

  Cabalgué como buena amazona y me dejé hacer como buena perrita. Por delante, por detrás y a la vez...Sensación que tuve por vez primera y que me gustó. Con ganas de repetir y disfrutar más pausadamente. Me gusta que me den caña, mucha caña.  Y eso a veces me pierde...y pierde al que tengo conmigo...



  Entre polvo y polvo descansamos, hablamos y nos hidratamos...Cuando creíamos que todo había acabado, P. empezó a acariciarme y a besarme. Blur nos miraba atónito, no se podía creer que fuéramos a por el tercero, pero así fue. Tumbada boca arriba a la vez que sujetaba mis piernas, recibiendo las embestidas de P., Blur se acercó y comenzó a besarme, a susurrarme cositas que sabe que me vuelven loca mientras le masturbaba. Él también se fue animando, tanto que nada más terminar P. su orgasmo dentro de mí, Blur se subió encima mía y comenzó a darme fuerte hasta descargar todo su placer en mi ombligo y pubis.

  Acabamos exhaustos pero felices. Aunque cuando despedimos a nuestro amigo yo tuve fuerzas para un orgasmo más...

  Fue una noche llena de morbo, delicias, fantasías y muchas sensaciones vividas por primera vez. Así que a todo esto le pondremos un continuará...porque sabemos que tendremos muchas más!!

  Blur, cariño, gracias, gracias y mil gracias...por acompañarme de la mano en este buen camino que estamos trazando juntos. Por pervertir mi existencia y porque desde el primer día que nos conocimos tatuaste una sonrisa en mi cara. 
" A este lo maleo yo..." Te quiero!
















3 comentarios:

  1. Fascinante experiencia... y, a juzgar por los comentarios de mi osita, inspiración de algún juego para mí...

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias! Es un placer leerte además de por otras tierras, por estas nuestras...

    ResponderEliminar
  3. MMMMMMM, Cándidas y húmedas noches.Besos sensuales para los dos.

    ResponderEliminar

¿qué piensas?...dínoslo...