lunes, 27 de febrero de 2012

Alice... sé que te pondrás malita...para ti y para todos...

La idea de imaginarnos a nuestra pareja teniendo sexo con otras peronas queramos o no, nos excita...así que voy a dejar esta pequeña historia que nada tiene de fantasía. ¿qué busco?. Excitarte.

     El lugar es lo de menos y el cuando también, digamos hace unos años, y digamos que disfruté. Cerraron el pub y no nos quedó más remedio que ir a la playa, al principio unos cuantos. Risas, unas cervezas, y cruzó ella... un par de roces, un par de comentarios, un par de miradas, y quedamos solo dos, ella y yo. ¿Bueno, sabías que tengo un piso aquí en primera línea de playa?, ¿te apetece tomar la última conmigo? me preguntaba...  y no era yo quien respondía, era mi sexo...

     Un par de morreos en su coche, un par de frotes en el ascensor, labios con labios, pantalón con pantalón. Sus tetas rozaban mi pecho, mi poya rozaba su muslo... el ascensor llega a su destino, las puertas se abren y sus piernas también... Imaginate mi amor, como estaba en ese momento, mis piernas duras, mi poya más, mis brazos candentes y mi pasión por las nubes...


     Mi miembro se desliza por entre sus muslos y conecta con su bragueta... la bajo, y con la punta de mi capullo envuelta por mi calzoncillo puedo empapar su monte de venus...un suspiro...mmmmmmm paramos y abrimos la puerta de su casa.

     Voy al baño, a prepararme, siéntate en el sofá. Aseo y camisón, mientras tu querido Blur coloca el sofá frente a la ventana. Sentado en el sofá, ella encima, en la misma postura que siempre te digo que me encanta en el sofá, así empezó ella, gemidos, movimientos, humedad... su perfume rozando mi nariz, no quería metérsela tan rápido pero cuando apretó sus tetas contra mi cabeza ladeada... se me coló sola. Una pena, pretendía retener ese momento pero no pude, Alice, se me coló solita, bien gorda, bien dura, pero a la vez tan dispuesta a correrse como siempre está. Y no sería yo quien le negara el placer a mí mismo.

     Como se movía como chillaba... como me estaba poniendo... la apretaba fuerte de los hombros hacia abajo, para clavársela más fuerte, como a tí anoche, pues igual a ella. La cogía de las caderas como a tí en la playa y la apretaba con todas mis fuerzas. Ella se giró y se puso de espaldas y cerró un poquito las piernas. Se la volvió a meter (creo que ya se habia corrido una vez), pero no me acuerdo porque estaba tan excitado que se podría decir que perdí el sentido. Esas manos que  recorrían todo mi cuerpo, esos brazos que me tocaban, esa sensación de excitación...

    Mientras me follaba, porque he de decir que era ella quien me follaba, podía intuir por sus respiraciones que se iba a ir otra vez...y así fue, una vez más. Esta vez ni me miró. Se corría como una loca mirando por la ventana y me utilizaba como un mero muñeco. Quería mi rabo y lo tenía dentro...

     Entonces, bajó para metérsela muy fuerte y mientras se masturbaba una vez más oscilaba su cadera en anteversión y retroversión y me iba fabricando el esperma... cuando notó que iba a correrme, rápidamente la sacó, y me masturbo para que toda la corrida le cayera en el culito... lo hizo muy bien, sin mirarme. La salpicadura le chorreaba por todos sus cachetes, y lejos de limpiársela puso sus braguitas encima y me dijo, lárgate, ya tengo todo lo que quería de ti. (no exactamente con esas palabras, pero así fue). Recogí mis cosas, tomé un vasito de agua y volví a tocarme antes de dormir. Estoy seguro que ella se quedó saboreando sus braguitas...

     El polvo no fue ni mucho menos una maravilla, como habreis podido comprobar, pero me encanta que mi Alice se quede con la sensación de que esa noche, lo pasé muy bien...

     Ardiendo te espero .... amor. Ven sola, que hoy te quiero disfrutar y contar alguna que otra historia.

martes, 14 de febrero de 2012

Hoy y siempre a tu disposición...por Alice



Por como lo miras, lo deseas, lo acaricias...

Por como lo recorres con tu lengua, lo empapas, lo muerdes


Por como lo aprietas contra tí, lo controlas, lo excitas,

Por como lo abres, lo penetras, lo domesticas,


Por como lo rompes, lo violas, lo disfrutas,

Por como  lo sacas de paseo y lo perviertes...


TE LO DEDICO A TÍ.








Hoy y siempre a tu disposición...tu Alice












miércoles, 8 de febrero de 2012

Puntos de placer especial...¿perdéis el control?...por Blur.

Quizá por tu carácter. Quizá por tu vitalidad. Quizá por tus ganas de experimentar... pierdes el control.

Alice y Blur pierden el control...es su manera de entender el amor, es su manera de entender el sexo. Yo creo que somos bastante afortunados ya que poseemos la capacidad de perder el control. Todos tenemos la capacidad de hacerlo, algunos lo perdemos y disfrutamos cuando otros lo pierden. Creo que todos los que merodeamos de cerca o lejos en este subsuelo deseamos sentirnos fuera de control.

Cada uno puede hacerlo a su manera. Alice lo pierde cuando la llevo...la saco de paseo, la maleo, le hablo, le fantaseo, la muestro, la comparto, la ensucio, la doreo, la violo, la escupo, la azoto  o simplemente la miro.... yo lo pierdo cuando me contonea, me desvirga por detrás, me gime con otro, me ataca, me seduce, seduce, me juega, me mira...

Tres botones como muestra de mi máxima pérdida de control...Alice memoriza y aplica...si te atreves.

Entramos en un pub, de ciudad desconocida, y juega conmigo...me dice -¿sabes amor?, seguro que me doy una vuelta por aquí y ligo. Acabaría follando con alguno seguramente, ya sabes que me gusta mucho.... Y va, y viene y sube y baja, y habla a algún oido, por ahí sola, y agarra un brazo, y acerca un poquito la boca y baila...y pierdo el control...

- Si amor, fue en Barcelona, me lo cruce una vez, y luego otra y acabamos comiéndonos la boca...nunca había estado con un tio de color y me llamaba la atención...

Sus zapatos rojos de tacón...son sinónimo de orgasmo. Suelen salir dos o tres veces al año, significa aquí están mis piernas, aquí estoy yo... en ese momento se contonea baila, y mi excitación crece y crece. Son unas sesiones de sexo largas y alborotadas. Se dedica a mi... y pierdo el control, incluso tengo que soltarme las ataduras y correr detrás de ella...

Fantasear o directamente follar con otra persona. La idea sabe que me hace inmediatamente perder el control. Lo hemos hablado muchas veces y no sé por qué es así, pero así es. Me vuelve totalmente loco la sensación de que Alice sea deseada por otra persona, hombre o mujer. Pero el punto exacto, el punto justo donde mi excitación es máxima es cuando ella lo pierde. Siempre hace todo para mí, pero en algunos puntos justos, el placer que le recorre por dentro hace que se olvide de mí y de todo, y se centre en ella, en esa polla que la penetra fuerte, en esa mano que la toca, en esa boca que le come todo su delicado clítoris, o en ese coño que está degustanto. Me mira a los ojos pero solo puede sentir las embestidas, me sujeta la mano, pero solo puede sentir ese dedo y esa boca extrañas, sabe que estoy fuera pero solo puede seguir botando en ese cuarto de baño, sabe que soy yo el que está por detrás, pero solo puede seguir besándola...

En ese momento la veo totalmente sexualizada (permitidme la palabreja..). La veo totalmente plena la veo viva, y esos orgasmos donde yo estoy presente pero el placer le llega por otra vía, sea verbal, carnal o visual... son increibles. Es como si estuviera drogada y entregada al deseo. Me siento amo y señor suyo y me excito por haberla llevado hasta allí (y aunque no he sido yo, sino que hemos sido ambos los que tomamos todas las decisiones), yo pierdo mi control y me siento como su dueño. Su pérdida de control es la mía y viceversa...

Seguro que coincidimos con algunos de vosotros en algún momento... no olvidéis disfrutad de los gemidos de Alice en esos puntos de máximo placer...


Estamos deseando escuchar vuestras historias, comentarios y todo aquello que nos permita jugar a todos...últimamente estamos muy obedientes...

viernes, 3 de febrero de 2012

Buenos despertares...por Alice

   Todas las mañanas a las 7:20 se enciende la radio. Blur apenas remolonea en la cama, unicamente apaga el despertador, se estira, me busca y mientras, yo me giro, lo abrazo y le doy un beso para seguir dormitando. Me encanta cuando se viste en el dormitorio, así puedo observarlo escondida entre las sábanas y voy excitándome y removiéndome sin ser vista...

   Cuando ha desayunado, vuelve al dormitorio, me trae un zumo de naranja recién exprimido y termina de ponerse los zapatos...la corbata...Yo sigo acostada, esperando que se acerque para darme el beso de despedida. Se sienta en el filo de la cama, me besa, nos abrazamos y siempre le dedica sus últimas palabras, caricias y mordiscos a mis pezones. Él se va, y yo me quedo sola en la cama, ardiente y deseándolo aún más...
   Suelo relajarme y termino durmiéndome alejando esos pensamientos y fantasías de mi mente, pero hay veces que no lo consigo y por curiosidad meto la mano dentro de mis braguitas para comprobar si ese estado de excitación coincide con la cantidad de flujo rebosante de mi vagina...y una cosa me lleva a la otra...comienzo a jugar con mi clítoris, a mojarlo, me introduzco un dedo...hasta que finalmente llego al orgasmo, casi en silencio, bajo el calor de las sábanas y la ignorancia de Blur que va de camino al trabajo.

   Otras veces es Blur el que empieza a tocarme y cuando llego al clímax, me besa y se va. Aunque la mejor opción de todas es cuando nos volvemos locos, él sabe que va justo de tiempo pero se baja los pantalones, me pone a cuatro patas y me embiste hasta derramarse por completo; luego me tumba sobre la cama y hace que me corra en un instante.

Hay que empezar el día con buen pie y por qué no? Con un buen orgasmo.
Me ha subido la temperatura pensando en todo esto. Aquí os dejo lo que ha colmado el vaso de mi excitación...