martes, 1 de septiembre de 2015

DON´T CRY FOR ME ARGENTINO.... por Blur

La orquesta sinfónica de gemidos de Alice rebotaba en las cuatro paredes del salón. Era un apartamento de esos que se alquilan por una página web. Hall de entrada, habitación de matrimonio con una estupenda cama, fabuloso cuarto de baño, un salón con cocina americana, aire acondicionado y un estupendo sofá negro adornado por varios cojines del mismo color y mi mujer subida encima de nuestro amante A. Más o menos la perspectiva sería así:




Me encanta la fotografía, si hubiera tenido un gran angular seguramente se apreciaría bien todo lo ancho de la habitación, o todo el ancho del miembro de nuestro amante... porque creo que es el más grande que he visto en directo. Pregunté a Alice poco después sobre tal asunto y no me respondió, solamente se reía...

El caso es que una vez más pudimos disfrutar de unas merecidas vacaciones en nuestra isla preferida. Quizá algunos ya sepáis de cual se trata; si no es así, no tenéis más que echar un vistazo al blog y encontraréis la respuesta. Hemos podido conocer a grandes amigos, españoles, italianos, ahora argentinos...

Una noche como siempre mágica, vivida principalmente en compañía de A. un apuesto y "conexio" amigo. Me gusta la palabra "conexio" viene a definir aquellos chicos con los cuales se puede compartir una noche de ocio nocturno, disfrutando de la música, de la conversación, de la complicidad, de los vicios, y de todo aquello que en resumidas cuentas nos llama por debajo de la puerta. Es del tipo de hombres que se mueren por follarse a mi mujer pero que no tienen prisa, porque saben que obtendremos nuestro premio y saben que las prisas son malas consejeras.

Un intercambio cultural en toda regla, un ir y venir de ideas, expresiones, traducciones y algún que otro polvazo de siete de la mañana... y es que hay que ver que bien se folla a esas horas y que bien se culmina una noche de desenfreno.








Al salir de la discoteca después de mucho bailar, reir y conversar, paramos en un supermercado a comprar preservativos. De ahí directos a casa. Al llegar, mi chica se pegó una duchita y A. y yo nos fumamos un cigarro en el salón. Al salir ella llevaba puesto un vestido. A. le esperaba sentado mientras que yo apuraba la última calada y me tomaba un chicle de menta. Me acerqué por detrás a nuestro juguete de pelo rizado y le quité el vestido. A la miró de arriba abajo, pero si consideramos su coño como abajo, claro está. Al llegar a esa parte y ver que estaba desprovisto de todo... no dudó en relamerse y decirme... ¡qué mujer!.

Dispuse un cojín para que las rodillas de Alice no sufriean, y ella dispuso su boca para que las ganas de follar de A. tampoco sufrieran. Y allí pudimos contemplar esa maravilla de la naturaleza... enorme...

Después de una monumental mamada de aproximadamente veinte minutos, no pude resistir y me apresuré a follar a mi esposa por detrás mientras ellos seguían a lo suyo. Por la manera que tenía de contraer su coñito yo sentía que tenía muchas ganas de meterse el miembro de nuestro compañero, así que así se lo propuse, ella asintió como siempre, como todas las veces que le digo que si quiere otra... como yo la he enseñado, o quizá como ella me ha enseñado a mí.

Subió encima de A. y aquello parecía una película porno. Por un momento me traslade a la época de mis quince años y me dije a mí mismo... joder, cómo ha cambiado la película! (y nunca mejor dicho)

No paré de hacer fotos, y no sabéis la gran cantidad de ellas que tenemos. Estaría encantado de ponerlas todas aquí, pero quizá sean demasiado explicitas para el gusto que tenemos con el blog. Eso sí, si alguna pareja, chico, chica o similar, quiere pasar por casa a verlas... igual le hacemos otras tantas!

Después de que Alice se moviera como una megaestrella, el cambio de posturas fue incesante. Arriba, abajo... hasta que exhaustos tuvieron que descansar... no sin antes haberme corrido sobre la espalda de mi mujer.

Decidí coger un poco de agua de la nevera y resulta que no había. Qué situación, debía dejar a mi chica con su amante un ratito mientras buscaba agua, estaba indeciso, ¿y si se la folla otra vez?... jaja, realmente todo estaba orquestado, porque me ENCANTA dejarla sola y que luego me cuente qué ha hecho. 

Según me contó veinte minutos después de que A. cerrara la puerta, cuando salí de casa, él empezó a comerle el coño, y ella poquito a poco sentía unas ganas inmensas de correrse. A pesar de que me entretuve todo lo que pude, llegué en el momento preciso... esto también se parece a las películas, pero también ha cambiado el final... ahora el marido no dice ¿pero esto qué es?, sino... ¡qué bien te lo montas cariño!

Muchas gracias a A. esperamos que alguna vez puedas leer esto y deseamos volver a verte muy pronto (sobre todo uno que yo me sé, y no soy yo, y quizá no sea un nombre quien tiene muchas ganas de verte) sino algo que cada vez late más y más fuerte...

Y a mi chica, como siempre le deseo que el destino le guarde grandes hombres y mujeres como los que hemos podido compartir todos estos años. Como siempre decimos, debemos seguir follando hasta los ochenta, hasta perder la cuenta, hasta que no podamos más... porque no podemos parar de follarnos sexual y mentalmente, pero tampoco podemos dejar de amarnos como cada mañana y cada noche nos encanta decirnos.



3 comentarios:

  1. Como siempre, una aventura apasionante y utilizando la justa medida de todos los elementos que un relato así necesita. Ahora que hemos leído gran parte de vuestras correrías nos encanta ver vuestra evolución y esperábamos un nuevo episodio con ansía.
    Respecto al relato, a nosotros también nos sube la lívido a medida que la noche avanza y suelen llegar las mejores sorpresas en la disolución de la noche y el día.
    Esperamos con deseo vuestras próximas andanzas.
    Un beso muy grande,
    Léo y Victoria

    ResponderEliminar
  2. Qué sorpresa!!
    Muchas gracias por dejar vuestra firma por aquí chicos.

    Efectivamente, la lívido tan necesaria explota, pero si se prolonga durante toda la noche, esa explosión puede multiplicarse por mil. Es lo que muchos llaman feeling... repudiándolo a veces, o amándolo como nos sucede a nosotros.
    Seguiremos compartiendo las próximas historias con el universo...como hasta ahora.

    Se nos ocurre un título para la siguiente... "la visita de unos buenos amigos..." por Alice, Blur, Victoria y Léo...

    ResponderEliminar
  3. A.: Jajajaja que alegria poder leer lo q paso esa noche! fue muy increible, y esta detallado exactamente como fue, nada de basado en hechos reales, fueron reales textuales jajaja

    ResponderEliminar

¿qué piensas?...dínoslo...